lunes, 25 de enero de 2010

JOSE GROS CAMISO


Manresa (Barcelona), 26 de noviembre de 1913. Fueron 6 hermanos. Sus padres militaron en la CNT, Antes de cumplir los 10 años ya trabajaba en un taller de bicicletas y motos. Trabajó como mecánico en las minas de Súria (Barcelona) desde 1932. Allí conoció a un militante comunista que había regresado de la URSS. Participó en los sucesos de octubre de 1934, desplazándose a Barcelona, pero a la altura de Tarrassa, aparecieron efectivos de la Guardia civil que efectuó unos disparos al aire y se produjo una desbandada general. En noviembre de 1934 realizó el servicio militar destinado en el aeródromo de Larache, de donde fue licenciado en noviembre de 1935. Se dio cuenta, a su regreso, de que a nivel sindical las cosas habían variado. Solicitó el ingreso en el Partit Comunista de Catalunya, que se había constituido en junio de 1932 como sección catalana del PCE. En julio de 1936 se opuso a los partidarios de la sublevación cívico-militar, marchando voluntario al frente en la primera columna del PSUC que en tren marchó en dirección a Zaragoza, instalándose en Tardienta (Huesca). Se integró en la columna dirigida por Trueba. Al poco tiempo fue desplazado al frente de Madrid, con el regimiento Engels, en la Ciudad Universitaria, bajo el Clínico. A finales de diciembre de 1936 regresó al frente de Aragón y en febrero de 1937 fue enviado a una escuela de cuerpos especiales de guerrilleros, en Barcelona, dirigida por instructores rusos, los cuales se encargaban de hostilizar al enemigo de la retaguardia. Fue destinado para participar en varias operaciones guerrilleras en el frente de Aragón, actividad que continuó hasta la retirada de aquel frente en la primavera de 1938. Tras establecerse el frente de Cataluña, fue destinado al XI Cuerpo de Ejército, bajo el mando del teniente coronel Galán, y de allí pasó a la escuela de guerrilleros del XIV Cuerpo de Ejército, sita en la zona cercana al Casino de la Rabassada y Valldoreix,cercano a la entonces Pins del Vallés, hasta la caída de Cataluña. Los dirigentes del PCE dieron la consigna de dejar depósitos de armamento, comida, ropa, a fin de proseguir la lucha de guerrillas. Fue uno de los 15, que recibieron la orden de entrar en Francia, después de ver perdida la guerra. El 10 de febrero de 1939, por la Agullana pasaron la zona fronteriza. Estuvo internado en el campo de concentración de Saint Cyprien, junto a muchos miembros del PCE. Desde el exterior les prestaron ayuda. Estuvo en una lista de voluntarios para ir a la URSS. Después de diversas gestiones y desplazamiento embarcó en el puerto francés de Le Havre el 4 de mayo de 1939. Fue de la primera promoción que salió para la URSSS, llegando a Leningrado el 11 de mayo de 1939. El 20 de agosto de 1939 trabajaba como mecánico en una fábrica de producción de camiones y turismos. Al ser invadida la URSS por el ejército alemán el 22 de junio de 1941, fue reclutado por el ejército ruso. Tras los entrenamientos pertinentes, el 10 de noviembre salía para el frente. Realizó funciones de enlace y posteriormente fue ingresado en un grupo guerrillero que se dedicaba a realizar operaciones de destrucción en la retaguardia alemán hasta el fin del conflicto bélico. Combatió como guerrillero en la retaguardia alemana, en territorio de Bielorrusia y Ucrania, enrolado en un cuerpo de élite. Fue el prototipo del combatiente antifascista europeo. Entre las medallas que obtuvo hay que nombrar la Medalla del Valor de la Unión Soviética en noviembre de 1941, por la defensa de Moscú, la Medalla del Guerrillero de Primer Grado, otorgada por hechos heroicos en la retaguardia alemana, Orden de la Bandera Roja, Medalla por la defensa de Moscú, Medalla de la Victoria. Abandonó la URSS por orden de los dirigentes del PCE en enero de 1946. Durante un tiempo estuvo en la Escuela Central del PC en Yugoslavia. En mayo de 1946 estaba en Toulouse (Francia) donde se preparó en duro entrenamiento, con mochilas de más de 30 Kgs de peso, para realizar funciones de guía de pasos fronterizos, por orden de los dirigentes del PCE-PSUC. En octubre de 1946 realizó la primera misión. Con posterioridad, entró en Cataluña y llegó a Barcelona en un viaje cargado de propaganda en febrero de 1947. En una reunión fue nombrado responsable del centro de guías y enlaces del PCE-PSUC. En marzo de 1947 asistió al Pleno del CC del PCE en Montreuil, cerca de París. El 3 de abril de 1947, Santiago Carrillo le encargó un viaje de mucha importancia junto a “Román” y otro militante. Regresaron de Barcelona el 22 de abril de 1947, tras la caída de importantes militantes del PSUC, como Puig i Pidemunt y otros. En mayo regresó con “Román”, encargado de poner en marcha el PSUC. A finales de 1947 acompañó a Gregorio López Raimundo a Barcelona con objeto de reforzar las estructuras del PSUC. En febrero de 1949, tras 17 viajes clandestinos, realizó otro que duró 3 meses, en busca de contactos con guerrilleros. El 20 de junio de 1950 nuevo viaje para contactar con la Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón. Le fue encomendada la misión de contactar y sondear la posibilidad de abandonar y rescatar a los guerrilleros, después del aniquilamiento sufrido en el campamento de Santa Cruz de Moyá. Salieron de París el 24 de agosto de 1950 en un grupo de 7. En Marsella embarcaron hasta la zona de Alcanar y penetraron por las zonas montañosas de las zonas limítrofes de Castellón, Teruel y Cuenca, zona muy batida por numerosos efectivos de la Guardia Civil. Con grandes dificultades tuvo contactos con responsables de diferentes sectores guerrilleros de aquella Agrupación. El 19 de marzo de 1951 pudo salir ileso de un intento de atentado, realizado por un infiltrado, al ser lanzada una bomba de mano, en la tienda donde pernoctaba. Pudo esquivarla y lanzarla fuera. Decidida la retirada, junto a dos militantes más emprendieron el camino de regreso por la provincia de Tarragona, alcanzando el Ebro el 5 de abril de 1951. Llegó a París el 6 de junio de 1951. Su informe presentado a los dirigentes del PCE contribuyó a la decisión del CC de organizar la evacuación de todos los guerrilleros comunistas de la Agrupación. En 1951 abandonó las armas definitivamente, cumpliendo las órdenes de los dirigentes comunistas de organizar la retirada de la Agrupación Guerrillera de Levante-Aragón, la última guerrilla que tuvo el PCE en suelo hispano. En los años 60 fue uno de los responsables del PCE en Madrid, después de que se instalase definitivamente en Madrid en 1962. A partir de 1964 se encargó del aparato central del PCE en Madrid hasta 1975. Nunca fue detenido. A comienzo de los 70 publicó un libro “Abriendo caminos: relatos de un guerrillero comunista español”. Durante los años de la Transición gozó de cierta popularidad, ya que era conocido como el “guardaespaldas de Carrillo”, en unos años en que el secretario general del PCE, reciente de su llegada del exilio, solía recibir numerosas amenazas de muerte por grupos ultras. Se encargaba de la seguridad del PCE. Durante los sucesos del 23-F se hizo cargo de la defensa del CC del PCE en Madrid. Un ejemplo clásico del hombre de la clandestinidad. Falleció en el Hospital de Sierrallana, de Torrelavega (Cantabria) el 13 de julio de 2009. Su fallecimiento pasó casi desapercibido para los medios de comunicación.


1 comentario:

  1. soy una antigua camarada que coincidio contigo en la seguridad del P.C.E. en los años anteriores a la muerte del dictador,y en los comienzos de la España democratica, te quise y te admirè profundamente, aun conservo un libro que me dedicaste, y que conservo con mucho cariño. SIEMPRE TE RECORDARE CAMARADA

    ResponderEliminar